viernes, 12 de abril de 2013

Antes y después de una habitación abuhardillada


Fran me acaba de escribir para contarme el antes y después de su habitación
Me cuenta que todo esto comenzó cuando un familiar suyo estaba de mudanza e iba a tirar los armarios de dos dormitorios y pensó que aunque fueran totalmente diferentes  puesto que uno era de formica blanca y el otro de formica en imitación madera, podría utilizarlos para crear un solo armario para su dormitorio.
Pintó ambos y empapeló las puertas, nivelándolos para que quedaran a la misma altura. También los remató en la parte superior e inferior para igualarlos estéticamente.





La parte final de uno de ellos fue cortada para que tuviera la longitud ideal y la convirtió en estantería (muy buena idea, verdad?).
En la parte superior ha colocado la iluminación para que proyecte sobre el techo y recibir una luz indirecta.
La mesilla la compró en un mercadillo, la pintó y le cambió los tiradores.
El cabecero son 3 piezas de fornida de un antiguo armario empotrado, han sido acolchadas y forradas con escai blanco.
Y por último, la inclinación de las piezas es la misma del techo de la buhardilla. Hizo tres piezas verticales para acentuar la altura de la habitación.

No os parece acierto total!

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin