lunes, 1 de diciembre de 2014

Antes y después de dos sillas viejas y no muy bonitas

Que estas sillas sirvan de ejemplo para demostrar que no hay silla viaje fea o estropeada, sino inspiración que no llega (o tiempo que no tenemos)



¿Quien le iba  a decir a la dueña que esas dos sillas podían terminar reutilizándose con gusto y orgullo en algún rincón de una habitación?






3 comentarios:

Carmen Alvarez dijo...

Vaya cambio les has dado, me gustan mucho los colores y la tela que has elegido, muy buen resuktado. un saludo!

Michelle Hernandez dijo...


Preciosas.
Me encanta los colores.
Besitos

Mayra Mancebo dijo...

Te ha quedado precioso el cambio ,me gusta mucho el diseno de las telas.
Un saludo carinoso!!!

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin